Puede mas el que quiere…

… que el que puede.

O eso es lo que dice mi madre que es una refranera empedernida. Y es lo que pasa cuando tienes algo que hacer pero nunca encuentras el momento para hacerlo. Y todo son excusas: que si ahora no me va bien, que si mañana que estaré menos ocupado, que si es que estoy cansado, que si ahora no se me ocurre nada, que si es que no soy constante, que si tengo piscina… un desastre, vamos. Que solo es cuestión de ponerse un rato y vomitar lo que te apetezca. Pero claro, con el tema del podcast que estoy haciendo (¡1 cada mes!) y colaborando en otra bitácora con temas de ordenadores pijos, ya se me va el santo al cielo y luego no hay manera de que vuelva por aquí. Y ahora me he puesto porque he volver a grabar de nuevo y estoy esperando a mi primo (que menos mal que mañana tengo fiesta, que sino…) que sino ya estaría en la cama.

Que sí, que últimamente duermo poco y seguramente por eso me he engordado. Seguro. Que nada tendrán que ver los embutidos, pastas, pasteles y cenas en plan banquete que me zampo últimamente. Debe ser que no duermo mucho (algunas veces ni 5 horas). No sé como aguanto, pero algo voy a tener que hacer que luego por las mañanas se me pegan las sábanas y suerte del gran invento del snooze de los despertadores, que me permiten dormir como casi tres cuartos de hora antes de levantarme (eso supone darle al botoncito de marras unas 4 o 5 veces), que sino ya veríamos quién se levanta por la mañana.

Pero bueno, mejor no tirar pelotas fuera y no excusarme con que duermo poco, como mucho y me dedico a buscar excusas para no escribir. Así que menos tonterías y aquí lo que hay que hacer es ponerse a trabajar para que esto no esté tan muermo como que la última entrada es de hace más de un mes (si me descuido, dos). Así que menos samba y más treballar…

Pffffff… ¿alguien se ha creído el párrafo anterior? 😉

5 comentarios en “Puede mas el que quiere…

  1. Hace realmente mucho que no te pasabas a escribir algo, me alegra verte devuelta por acá. Aveces uno tiene pereza de hacer las cosas y la va postergando, a mi me ha pasado muchas veces

  2. Mea culpa, en parte por sucesos inesperados y ajenos totalmente a mi voluntad… De todos modos no seas tan quejica y ponte las pilas que ya eres mayorcito… Un abrazo y gracias por llegar a tanto, que pareces una navaja Suiza leñe!

  3. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.