El retraso

    Ahora que me he tranquilizado, ya puedo escribir con calma y decir que estoy hasta los cojones de la puta RENFE y su tren de las 06:22 horas. Nunca llega puntual. Y es algo que no entiendo porque el de las 06:14 va como un reloj todos los días (o el 98% de las veces). Estoy de acuerdo que algún día falle por algún tipo de problema, pero es que llevamos más de dos semanas que lo mínimo que se retrasa son 7 minutos. Aunque si bien es cierto que tampoco se va a acabar el mundo por esos 7 minutos, te cabrea que hayan unos horarios y no se cumplen. En vez de poner la hora de paso por la estación a las 06:22, que ponga “sobre las seis y ventipico” y así todos contentos y más o menos llegaremos sobre esa hora.
    Pero hoy ha sido un poco diferente ya que normalmente si se retrasa mucho entonces pasa el tren que va a Vilafranca del Penedès y suele ser bastante largo, por lo que entonces toda la gente que se ha estado acumulando en el andén se puede sentar cómodamente. Pero hoy aparte del retraso ha pasado el de L’Hospitalet con la consecuente acumulación de viajeros.
    Tanto que se nos llega a exigir por parte de cualquier empresa en el pago y obligaciones, tendríamos que exigir también nosotros cuando se incumple nuestros derechos más básicos.


9 comentarios en “El retraso

  1. A ver. Está claro que 7 minutos no es nada. Pero cuando vas a trabajar y lo único que te importa es llegar (que para eso te has pegado el “madrugón”). Y no son solo 7 minutos, unos días pueden ser más, otros días no aparece el tren… y eso cada día… 🙁

  2. Me agobian muchoooooo!!!
    Eso de 7 minutos no es nada hombre, hace un año bajé a Málaga en tren-hotel por la noche (Casi 15 horas de viaje) más de 2 horas se retrasó el tren porque una mujer se tiró a la via a la altura de Valencia, de verdad, y hasta que no vino el forense no pudo continuar el viaje.
    Bueno, creo que mi única excepción será el AVE.

  3. Pues Rosa, hoy me he propuesto coger el anterior (06:14) que siempre había ido bien y justamente ese no ha aparecido. Creo que el gafe lo llevo yo. 🙁

  4. Bueno, eso me tranquiliza.
    Últimamente, sólo iban mal cuando yo los cogía y hoy no lo he cogido… pffff, pensaba que la gafe era yo…

  5. Horacio, dicen que cuando tenemos cubiertas las necesidades básicas (comida, agua y ropa) el resto ya son nimiedades y los problemas no son tales. Te doy la razón que 7 minutos no son muchos y que en otras partes del mundo seguro que están peor, como es vuestro caso, pero el día en que "estéis como nosotros" (en ese aspecto), ya verás como os quejáis por 3 minutos.
    Y sigo dándote la razón que 7 minutos no son nada, pero de algo hay que quejarse cuando te exigen tanto. 😉

  6. Amiguitos, qué envidia que me dan. Si les molestan tanto siete minutos nunca vengan a Argentina. Aquí las cosas se les pueden poner muuuuuy duras. Los horarios no existen, los vagones estan destruidos, la seguridad contra la delincuencia es nula… Ojalá llegue el día en el que nosotros podamos quejarnos de lo que hoy nos parece una minucia intrascendente, como siete minutos de retraso.

    Quizas, lo que necesitmos es formarnos más en democracia, para dejar de conformarnos con lo que tenemos, y alguna vez comencemos a castigar en las urnas a los que nos castigan con malas administraciones. Y aprender, como ustedes (vosotros), a no permitir la mínima negligencia sin hacer escuchar nuestra voz.

  7. Qué buen tema para escribir posts el de los servicios públicos. Yo tendría que abrir otro blog solo para eso, en aquellos tiempos del tren de Puigcerdà de las 7:14.

    En fin… ahora voy andando al curro y tardo 8 minutos.

    … Todo lo demás: tarjeta Mastercard 🙂

Los comentarios están cerrados.