Consecuencias de Navidad

   Deben ser las pasadas fiestas, pero cuando intento sujetarme a la hora de comer, mi mente puede más que yo. Hay momentos que parece que controlo, pero hay otros que no hay manera. Como vaya con hambre soy capaz de empezar a engullir hasta dejarme limpio el plato y seguir buscando para ver qué queda en el puchero.Supongo que el que tenga guarrerías en casa también influye el que no deje de buscar esas sobras hipercalóricas que por alguna razón no se han consumido cuando debieran.
   La comida debería ser tratada como el alcohol: produce dependencia. De hecho me hacen gracia esos anuncios que gritan a los cuatro vientos que suproducto sacia el hambre. Ya. Lo que pasa es que normalmente el problema no es el hambre, es la gula y el ansia que te hacen engullir con el estómago lleno y hasta que no estás que revientas no paras de comer. Si el abanico de posibilidades para elegir alimento no fuese tan grande, igual hasta estaríamos más delgados. Claro que también me puedes decir que haga deporte porque es sano y todas esas razones supuestamente de peso, pero cansa, me da más hambre y cuando me hastío me engordo 10 Kg en dos días.
   Yo lo que no quiero es que me engorde hasta el aire que respiro. Yo lo que quiero es tener un intestino que no aproveche tan a fondo lo que me zampe por mi boca o que pueda modificar a placer: ahora aprovecho, ahora no.

6 comentarios en “Consecuencias de Navidad

  1. a mi por eso, no me gustan las fiestas navideñas. se come demasiado en esas fechas, y por consecuente, se sube de peso. y luego, la dieta para año nuevo. Mmmm creo que mejor me quedare viendo peliculas en mi casa el dia de navidad.

  2. Te recomiendo que te metas en Natur House o algo así, por que luego de todo ese jamón que seguro te comiste y las cervezas….

    Lo mejor ahora es pasar unas semanas sin grasa, al menos hasta bajar un par de kilitos

Los comentarios están cerrados.