Envidia

    Tengo un primo que siempre me ha sorprendido por las historias que contaba. Fuese lo que fuese casi siempre era algo interesante y espectacular. Hasta que un día fuimos a un sitio juntos e hicimos lo mismo los dos. Cuando volvimos y le escuché contar lo que habíamos hecho, me sorprendió lo que contaba. Yo también estuve ahí, pero la historia que contaba parecía que no fuese la misma en la cual había participado. Todo lo que contó era cierto y no se inventó nada, podía dar fe, pero la forma de decirlo parecía de un mundo paralelo.

    Reconozco que no se me da tan bien contar las historias como mi primo, pero ahí entendí que su vida no era tan emocionante, simplemente era una vida más como cualquier otro aunque explicada de una manera interesante (supongo que se debería dedicar a la mercadotecnia, donde estoy seguro que triunfaría). Es más, creo que las vidas realmente interesantes son aquellas a las que no tenemos acceso o son privadas, pero como tales supongo que nunca nos llegaremos a enterar.

    También es cierto que me da cierta envidia el no poder explicarme de esa manera, así que normalmente no atraigo a las masas. De hecho creo que más bien soy uno más de esas masas. Tengo pocas dotes de liderazgo y soy bastante conformista (con un límite, claro). Y aunque me suelo dejar llevar por la corriente, también me gusta cuestionar cualquier afirmación.

    Envidio muchas de las dotes de mis congéneres y en cambio no valoro lo suficiente las que tengo. Creo que voy a tener que plantearme la valoración que tengo de mí mismo o acabaré lamentándome lo que no llegué a hacer cuando lo podía hacer. Además, debido a mi estado anímico, hoy no es un buen día para plantearme estas cosas. Además, estoy pillando un cabreo…

4 comentarios en “Envidia

  1. Sí, ya se sabe que la envidia es muy mala, pero supongo que no podemos evitarlo.
    Por cierto, la sensación es que aparentas más valentía de lo que comentas. 😉
    Ains, que dura es la vida (para unos más que otros).

  2. Vaya Lynze, todos tenemos el sentimiento que no somos como nos gustaria ser, que no hacemos lo que otra gente hace, pero es verdad que a veces hay personas que pueden escribir tan bien sobre sus vidas que alucinas. Lo mio es la incapadicad de no hacer las cosas que me gustaria hacer, por cobardez por razones que estan fuera de mi control y me hubiese gustado ser mas valiente, arriesgarme mas que se yo.. aunque podrias decir que mi vida no es tan aburrida como me quejaba el otro dia. Vaya hagamos lo que hagamos "the grass is always greener on the other side of the fence" como se dice aqui.

    Animos amigote!

  3. Sí, pero parece como que las que tienen una autoestima alta suelen triunfar más que las que no están. Supongo que todo es cuestión del cristal donde se mira y debe tener sus cosas buenas en uno y en otro bando.

  4. Leyendo algunas biografías te das cuenta de que, en el fondo, todos somos un poco así de “autoinfavalorados”. Además, las personas demasiado seguras de sí mismas tienen muy mala prensa (por lo menos en este país). Creo que la eterna insatisfacción es una buena virtud, así el mundo avanza y nosotros también. : )

    Ánimo y al toro!

Los comentarios están cerrados.