Vodafone y su mundo (y IV)

   Pues ayer ya me llegaron las tarjetas SIM de Yoigo. En total han tenido un retraso de cuatro días (sin contar el fin de semana) debido a la cuota que cobran ahora, que ha provocado una avalancha de altas así como la resultante saturación de logística, lo cual y teniendo en cuenta que ya no pagaba nada a ningún operador, no ha sido muy crítico. De hecho ha sido como volver a 1995 cuando todavía no tenía ningún tipo de móvil ni forma de comunicación que no fuese el teléfono fijo. Y no ha pasado nada. No me he muerto ni me he sentido incomunicado. He podido sobrevivir aunque parezca mentira.
   Bromas a parte, después de configurar el teléfono, la conexión a Internet y los mensajes MMS, todo funciona correctamente (como ha de ser) y lo único que me da un poco palo es tener que poner un mensaje de bienvenida al contestador automático la primera vez que accedes.
   Así que doy por terminada la odisea y se comprueba que el cambio no ha sido tan traumático. Eso sí, ahora pagaré un poco menos. Creo que ha merecido la pena. El tiempo lo dirá.

2 comentarios en “Vodafone y su mundo (y IV)

  1. Basura es poco. Al final lo que se busca es que sea lo menos malo posible. Ya sabemos que España a este nivel está peor que un tercermundista. 🙁

  2. He leído tu cambio de compañía… espero que tengas suerte…
    Yo he llegado a la conclusión que ni Vomiestar ni Mocofone ni ninguna otra (igual que los call-centers de las empresas de suministros) tienen la más mínima deferencia con sus clientes…
    Todos son BASURAHHHHHH!

Los comentarios están cerrados.