Tiempo sin publicar

   Pues sí, hace tiempo que no publico nada. Se ha juntado un poco todo: fin de semana y rotura física del disco duro. Eso da un total de no publicar nada en estos cuatro días.
   La vida del informático es muy dura. Y mucha gente se piensa que ser informático o manejar más o menos bien un ordenador (o computadora) es fácil. Eso es lo que nos quieren vender siempre, pero no es así. Conversaciones típicas de: “¿Tú sabes de informática? Pues ¿por qué no te pasas por mi casa que tengo el Buor que no me escribe bien?” O por ejemplo: “¿Tú sabes de informática? Pues mira, tengo el calentador que no me funciona bien cuando abro el grifo del agua caliente y está la calefacción encendida. ¿Te lo puedes mirar?” O también: “¿Tú sabes de informática? Pues ¿por qué no me miras la tele que se ve que se me ha descentrado los canales?” Por esa regla de tres un informático no sólo ha de saber de informática, además ha de saber manejar cualquier cacharrito tecnológico así como fontanería, electricidad… ¡Ah! Lo más importante es que no cobres, porque si cobras (con lo fácil que es esto de la informática y el Internet) te van a mirar mal aun cobrando 10 € por hora. No se quejarán de que en el mecánico les cobren a 50 o 60 € / hora, pero que tú lo hagas no está bien visto.
   Lo malo de todo esto es que encima no se reconoce tu trabajo ya que oirás cosas como: “…sí me arregló el PC, pero tuvo que formatearme el disco el pobre. Igual llamo a Menganito que me parece que sabe más: en el colegio tienen una asignatura de informática.” Dando a entender que como no eres muy bueno pues la única solución que has conseguido era borrar todo el disco e instalar los programas sin tener en cuenta lo cientos de programas pirata, shareware, gratuitos, con spyware, instalaciones y desinstalaciones con finalización incorrecta, borrado de ficheros de sistema y demás.
   De esto y casos similares hay un documento que se llama: “Pringao-HOWTO” donde se explica con todo tipo de detalles las desventuras de un informático (que en algunos casos a mi también me ha pasado cosas parecidas). Aunque es un poco largo, merece la pena leerlo.