El chiste del día

   Dos empleados del casino estaban aburridos esperando en una de las mesas. Una rubia muy atractiva llegó y apostó 20.000 euros a una sola tirada. El empleado del casino tiró la bola de la ruleta y ella dijo:
   “Espero que no les importe, pero me da más suerte estar totalmente desnuda”.
   Se quitó toda la ropa y dijo:
   “Venga bolita, mamá necesita ropa nueva”.
   Entonces sucedió… 

   “¡¡ He ganado, he ganado !!”.
   Empezó a dar brincos y abrazó a los dos empleados. Cuando recogió su dinero y su ropa y se fue, los dos empleados se miraron atontados y uno le dijo al otro:
   “Por cierto… ¿qué numero ha salido?”
   “No lo sé… pensé que TÚ estabas mirando…”

   Moraleja: no todas las rubias son tontas, pero todos los hombres, son hombres.