Gente siendo gente

The Metro way. por JorG Etílico, en FlickrUna de las cosas que siempre me ha gustado cuando estoy esperando algo en un sitio público es precisamente observar a la gente. Y todo varía, lógicamente, donde estés: no es lo mismo en el tren como a la salida del mismo o en la consulta del médico. Nos comportamos de diferente manera y el miedo, la esperanza, el aburrimiento, la prisa y cuantas cosas te quieras imaginar florecen por nuestros poros sin darnos cuenta.

Dependiendo de quien se trate, me gusta mirarle las manos. Éstas dicen mucho de la persona. Puedes ver a una anciana con las extremidades con mejor aspecto que otra mujer de 30 años. Todo depende a lo que se dedique y sobretodo su estatus social. Esto último dice mucho. No es lo mismo una trabajadora que no hace más que fregar suelos a mano que la dueña que se lo manda. Hasta ahí estamos de acuerdo. Pero lo que me hace más gracia son los aires que le envuelven a la mejor acomodada. Es curioso: puede estar forrada de dinero pero va en un vagón atiborrado de gente, de pie intentado mantener el equilibrio entre tanto zarandeo, pero con un estilo que la delata. Es como cuando estás en un atasco y tienes al lado un coche de alta gama: el coche vale 5 veces el mío, pero los dos estamos parados en el mismo atasco. Lo bueno sería que por tener un mejor coche abriesen un carril exclusivo sin retención, ¿no? Para eso te has gastado esa pasta 😉 .

Pero da lo mismo lo rico o pobre que seas porque siempre acabamos solos. No me refiero al sentido físico, me refiero, por ejemplo en el vagón, a que vamos juntos pero estamos solos. Unos no se atreven a mirarse, otros van con su música o lo que escuchen, otros leyendo (y luego dicen que es bueno, total, te aislas como cuando vas jugando con una consola), los que más controlan durmiendo… nos separan kilómetros cuando en realidad estamos al lado unos de otros. Nadie quiere saber nada de nadie o por lo menos no se atreven.

No sé que pasará en un futuro, pero si no nos relacionamos más a menudo es posible que acabemos los unos con los otros por miedo a que nos molestemos.

Foto: JorG Etílico

11 comentarios en “Gente siendo gente

  1. Es verdad yo observo la gente en los buses pero me fijo mucho en la ropa y asi saco a la persona si es o no es de plata si esta bien o mal, y en las caras se ve el estado de aniño de la gente, esdivertido imaginarme la vida que lleva cada persona.

  2. Totalmente de acuerdo con yolanda. Llega un momento en el que no te apete conocer a nadie, hasta que casualmente y por sorpresa encuentras a alguien que merece la pena y recobras la fe en la humanidad, por o menos hasta el sigiente palo.

    Un saludo

  3. muy lindo post…es tan cierto eso..y a veces es peor ..como cuando uno toma dia a dia el mismo tren, y viaja con la misma gente…ya es como si se conociera, pero ni aun asi por ahi llega a entablar una relacion…cada uno esta astraido en sus propios pensamientos y en su vida y no se conecta con los demas…

    lo peor de todo es cuando este tipo de cosas pasas entre personas que si mantienen una relacion y aun asi sigue existiendo esa distancia…

  4. Pues yo en vez de ver las manos, veo los zapatos !!! Si, me llaman mucho la atención, y al igual que tu me pongo a "suponer" cosas. Muchas veces ves a gente bien arreglada, pero sin embargo sus zapatos dan pena…¿que te diría eso a ti?….

  5. Lo conseguí, sí. Hay que ver cómo una cosa tan nimia para los demás puede ser tan importante para una persona mamífera humana y omnívora.

    Te debo un correo, que loh sepah.

    Me voy a dormir, que va siendo hora.

  6. cuanta razón tienes..la gente está muy cerrada, unos creyéndose más q los otros..y otros sintiéndose menos q los otros…es una pena pero es así..y cuando te encuentras alguien más “abierto”..piensas q está loco o q se ha “metido” algo!!jajajajaja.
    por eso nunca voy en metro!!! jejejejjej..nunca sabes q te puedes encontrar!!
    deberíamos saber q cuando tu dedo índice señala y apunta hacia alguien..hay otros cuantos dedos (los tuyos) q lo señalan a uno mismo..

  7. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.