Amole

    Estaba esperando a que el semáforo se pusiera en verde, cuando de repente oí un frenazo detrás mío, a lo cual aflojé mi pié del pedal de freno instintivamente a la par que miraba por el espejo retrovisor para ver lo que parecía inevitable. Resulta que descubro que esto pasaba un coche por detrás mío y el que acababa perjudicado era precisamente éste. Da la casualidad que algún kilómetro antes lo había adelantado y por tanto, el encontronazo podría haber sido para mí. Por suerte no ha habido heridos.
    Te das cuenta de las vueltas que da la vida dependiendo de las acciones que tomamos a cada momento y que no podemos llegar a saber a que nivel le puede afectar el resto de nuestra existencia. La típica frase a esto sería: ten cuidado con las decisiones que tomas, pero para ser realistas, nadie sabe si dicha decisión le perjudicará o le beneficiará. La vida es como una lotería pero sin el como.

Damal (Indonesia)

4 comentarios en “Amole

  1. Pues yo creo que igual el destino existe, lo que pasa que para llegar a él pues eliges el camino según tus decisiones… o no.

  2. Cada vez estoy mas convencida que el destino no existe, sobre todo porque cambia todo en décimas de segundo. En lo que si creo es en la casualidad, eso si.

  3. Pues ahora que lo leo en la Wikipedia, ya lo entiendo. Del efecto ese había oído hablar, pero no sabía lo que era.

    Gracias Pilix por culturizarme 😉

Los comentarios están cerrados.