oficina

El festivo

Empty Church Street Station por bradlauster, en FlickrSe nota que está llegando Semana Santa porque hay menos tránsito a la hora punta, apenas sube gente a los transportes públicos, la oficina está medio vacía y te da la sensación de que hoy es un día festivo donde todo el mundo está durmiendo plácidamente mientras que tú te has pegado el madrugón de siempre.

Por suerte te das cuenta de que no es así ya que hay casi los mismos pardillos de todos los días, pero por alguna razón la sensación es de más espacio. La gente apenas habla, casi no hay problemas y hasta parece que todo el mundo está trabajando sin levantar cabeza.

Adoro estos días. Es como si los folloneros se hubieran ido de vacaciones y faltaran miles de días para que volvieran. Te invade una sensación de bienestar y sosiego como no lo sueles sentir. Vamos, que te dan ganas de romper algo para comprobar si el resto de la gente sigue viva o se han dormido con los ojos abiertos delante del monitor. Es como un compañero de trabajo que tenía: se quedaba quieto mirando el monitor y con los ojos abiertos. Solo te dabas cuenta de su inactividad porque al cabo de 5 o 10 minutos aparecía un salvapantallas que simulaba que el monitor se iba llenado de agua poco a poco y aparecían unos peces de colores. Es la única persona que he visto que tenía esa característica: dormir sin cerrar los ojos.

Cuenta la leyenda que también es posible dormir de pie (que se lo digan a los que han hecho la “mili”) sin caerse, pero eso no lo he probado y supongo que se necesita un control sobre el equilibrio del cuerpo que no está disponible para todo el mundo.

De cualquier forma, si eres follonero y te has cogido vacaciones, gracias. Los que estamos en la oficina tranquilos te lo agradecemos. Así sí que merece la pena levantarse a las 6 de la mañana para ir a trabajar y saber que el viernes no vas a venir con prisas porque no has hecho nada durante la semana.

Foto: bradlauser

Cambio de aires

Llevo un par de días trabajando en otras oficinas de otra población y de momento me estoy aburriendo más que una ostra. No aparecen jefes por aquí, nos han puesto en un sitio llamado ROC (Remote Operation Center) donde se supone que se administran servidores en remoto, nos han dado una serie de tareas de las cuales nadie habla mucho (por no decir que no saben nada), tengo que hacer una consultoría sobre unos temas que no tengo ni idea de que van, los lavabos están en el quinto carajo, llego un poco más tarde a casa…

Pero de lo que sí me alegro es que aunque tengo que hacer dos trasbordos (utilizo RENFE, Metro y FGC) tardo lo mismo que cuando antes iba a las otras dependencias sin ningún cambio de trenes, estas oficinas son más modernas y bonitas, hay muchos restaurantes para elegir menú desde 15 € a 5,50 €, el ambiente de trabajo es muy tranquilo (quizás demasiado), te puedes traer la comida a la oficina ya que dispones de una sala para ello, el entorno es agradable, duermo más…

Lo único que echo de menos es poder empezar con algo tangible y que tenga pies y ojos. Si no me cambian de lugar, seguramente estaré más a gusto por aquí de lo que he estado en el resto de trabajos.